domingo, 7 de octubre de 2018

intento evitar a toda costa hundirme de vuelta,
evito ver qué me lastima y evito decirlo en voz alta,
evito aceptar la realidad que se está moviendo a miles de kilómetros por hora,
mientras yo sigo sentada en la esquina de mi cama,
pretendiendo estar despierta, presente.

quiero tapar este dolor,
cerrarlo como siempre,
no quiero lidiar con el.
con sentirme perdida,
mas de lo usual,
con mis cosas esparcidas por tres casas,
con mi alma tan rota.

en una página él es el de siempre
y me abraza y me dice al oído todas estas palabras dulces,
y en la otra, no lo encuentro,
no lo amo.
me duele tanto no amarlo.

no me puedo preguntar por qué estoy así,
no me pueden preguntar por qué estoy así,
por qué se sorprenden.
se veía venir.

no quiero seguir arrancándome la piel de los brazos,
me arden, tiemblan, tienen la piel de gallina y sienten miedo de que los arañe de vuelta
no quiero seguir adentro mio.
no tengo casa,
no tengo un amor,
no tengo nada que me sostenga,
por qué sigo acá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario