martes, 16 de octubre de 2018

Cirugía a corazón abierto


Todo volvió a ser blanco
la nada misma
nada duele,
nada conmueve
caigo de vuelta y nadie me atrapa.
El tiempo se detiene,
¿o dejé de contar?
O dejé de ser.
Eso debe ser.
Me siento débil
o nada en absoluto,
aumenta la tristeza
con fines creativos
y dejo las cuestiones ideológicas
para otro día.
Pero si paralizo mis piernas,
ni sonrío ni sufro
y hasta lloro por inercia.


Antología del Olvido - Alejandra Coca ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario