YayBlogger.com
BLOGGER TEMPLATES

lunes, 28 de septiembre de 2015

Qué fácil es escribir sobre amor



  Qué fácil es escribir sobre amor. Dejarse llevar por la embriaguez de los sentimientos, las pupilas dilatadas, la respiración acelerada, los “te amo” malgastados para ocupar espacios vacíos entre besos silencio. Cuán fácil es escribir sobre esto, porque no hay nada más lindo y doloroso, no hay nada que deje más marcas, que el amor.
  Pero, ¿qué es el amor? ¿Un sistema establecido, una bobería de nostálgicos, adolescentes y bohemios? Si es que acaso el amor es lo que nos dijeron siempre, yo puedo asegurar, que tu pecho es amor.
  El calor que irradia, la contención, tus latidos, tus manos acariciando mi calva, tus clavículas marcadas, y esos restos de abdominales fibrosos que no son más que un detalle, porque lo importante está dentro, lo que mueve todo, lo que hace que cada mañana despertar sobre tu pecho sea la dicha misma.
  Tu pecho, ¿y por qué no?, tu cuello, tu mentón, tus orejas, tu pelo enmarañado, tu boca gruesa, tus ojos natamente melancólicos –como los míos-, tu sueño profundo y sereno, tus besos acto reflejo al acariciar tu mejilla izquierda, o hacerte cosquillas en esa gotita que cae sobre tus labios formando un perfecto corazón.
  Sí, todo lo que conforma ese frasco que permite que tu alma se exprese, todo ese conjunto de venas y de otras cosas biológicas que no vienen al caso, todo eso es amor, mi amor. Me hago responsable, cargo, dueña, te compro, te acorralo, lo que haga falta, para que ese amor sea sólo mío.
  Pero no, mi amor, no permitas que mis celos juveniles corten tus alas, porque yo no quiero que cortes las mías. No hay nada más lindo que volar juntos. A ratos separados, con distancias largas, y aun así con la certeza de volvernos a encontrar, porque el destino siempre va a unir nuestros caminos. Sí, mi amor, volemos, volemos mucho y muy lejos, para reencontrarnos y que los días y noches se alarguen entre historias. Para reencontrarnos un poquito más maduros. Un poquito más libres de nosotros mismos. Porque vos sabes que me pesa el simple hecho de existir.
   Si de por sí es fácil delirar con el amor, vos superas todos los límites. Vos, y todo lo que provocas que escriba, es amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario