YayBlogger.com
BLOGGER TEMPLATES

martes, 18 de agosto de 2015

Heces: Gordos del mundo.


  Es interesante como reaccionan las personas ante la gordura. Algunos sienten asco, rechazo, vergüenza ajena, lástima, no sienten nada de respeto, no los ven como personas; perdón, no nos ven, como personas. Aunque, ni siquiera nos ven más allá de nuestras dimensiones. En mayor o menor medida, somos ignorados, protegidos por un bando de flacuchas que sienten pena, y atacados por los populares con problemas de inseguridad. Pero jamás nos defendemos entre nosotros ¿Que pasaría si aceptamos abiertamente que somos gordos? 


Mi experiencia:
Yo: -No me molesta ser gorda.
Mi novio (¡suerte de tener uno, ésta vaca!): -No sos gorda, sos rellenita.
Mi familia: -No digas eso, estás gordita.
Mis amigas: -A mi tampoco, me chupa un huevo.- dicen a coro, coro de ángeles que me entienden.
El resto: Siguen riéndose. No importa, la costumbre.
 

  Los que te quieren, necesitan negar la realidad, porque para ellos es tabú, es malo, ser gordo incluye ser feo, no cumplir con normas sociales estéticas, piensan en la palabra gordo y la imagen mental instantánea es un/a obeso/a encima de un banquete, chorreando grasa por todos lados, sudando por todos sus poros, estrías y para limpiar su conciencia piensan en la solución de Dios Todopoderoso, la “liposucción”.
   Te miran, y no entienden que vos creas que estás gordo, porque te quieren demasiado como para asimilar que vos sos de “ese grupo”. Claro que no van a cambiar su perspectiva y entender que hay distintos tipos de gordos, que hay distintos tipos de belleza, carajo, que todos merecen respeto, que excluyendo a “esos otros gordos”, también te lastiman. No entienden, -ni lo van a hacer-, que los diminutivos, “rellenita”, “gordita”, “rechonchita”, nos dan por las pelotas/ovarios. Lo quieren hacer ver como algo tierno para “hacernos sentir mejor”, o ellos sentirse mejor consigo mismos por no decirnos lo que piensan realmente. Como si pudiese ser tierno el ser gordo. ¡No, forros!, sufrimos la harta cantidad de veces que nos burlan, sufrimos el amar comer y que nos señalen por eso, el culparnos todo el tiempo como si estuviésemos cometiendo un pecado, sufrimos la playa, las estrías, la pileta, hacer el amor y que cuelgue todo, el siempre creernos menos. Pero no queremos que nos disminuyan como nenes pequeños, cachorritos, somos igual de capaces mentalmente, no necesitamos esos apodos estúpidamente “adorables”. Necesitamos el mismo jodido respeto y aceptación, dejar de ser la burla y la lástima.
   Los que nos entienden, los que saben todo esto, ellos están haciendo cada día su duelo consigo mismos, algunos días les va mejor y otros peor, así que escucharte decir que te aceptas y reconoces como gordo/a, que no te avergüenza decir esa mala palabra, es una inspiración.





   


  Quizás no nos guste y no seamos felices siéndolo, (o sí, porque hay gente que sí le gusta ser gordo y/o le gusta la gente gorda), pero ya no es un insulto, una discapacidad, es algo que elegimos inconsciente o conscientemente y que podemos revertir cuando se nos de la gana con o sin ayuda, lo decidimos nosotros. No incluye nada, es una característica física más, que no afecta a nuestra personalidad.
 
Soy GORDA, hermosa y brillante.
  Y nadie me va a hacer creer lo contrario.





 




2 comentarios:

  1. ¡Hola! Soy nueva por acá y es un gusto encontrarme con tu blog y leerte.
    Me gustó leer esta entrada, me gustó que estés orgullosa de lo que sos. La gente realmente es ignorante y cruel, no le importa nada, ni siquiera es consciente que ser gorda no está mal y que no es para nada antiestético. Que te aceptes como sos está re bien y sos un ejemplo. Yo creo que habría que fomentar más esto que vos trasmitís, todas las personas que lo son deberían saber que no es nada malo. Claro, a menos que se llegue a un extremo en donde es peligroso para la salud, así como ser flaco/a en exceso. En realidad todos los excesos y extremos son malos, a mi me gusta el equilibrio y creo que debería de buscarse eso. Ser rellenita, ser gorda, ser flaca o ser palo no está mal. Primero hay que aceptarse y quererse, entender que así somos y así es nuestro cuerpo. Claro que lo podemos cambiar, pero nunca por los demás, siempre por uno/a mismo/a.
    Aceptarte es lo mejor que se puede hacer, es el primer y único paso para ser feliz :)
    Te sigo!

    ¡Saludos, nos leemos!
    Aylu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Aylén!, pienso lo mismo respecto a la salud, siempre lo mejor es el equilibrio. Qué bonita tus palabras, me alegra muchísimo que te haya gustado!, nos leemos!
      Un beso!

      Eliminar