YayBlogger.com
BLOGGER TEMPLATES

miércoles, 8 de julio de 2015

Heces: Varieté. Comunicación dentro del blog: ¿Qué les gustaría leer?

  Qué infelices podemos ser cuando no hacemos lo que queremos. Ésta es mi frase inicial y conclusión final del día. ¿Qué pasa que no puedo escribir ni leer? ¿bloqueo de lector/escritor? ¿rendir en la escuela? ¿problemas personales? sí sí todo eso está y gira y gira y gira viciosamente en mi cabeza como excusas baratas. Lo cierto es que no tuve ganas y no lo hice. ¿Por qué lo planteo si siempre aclaro que "hago lo que quiero, porque para algo es mi blog"? porque había una presión interna y quizá externa por escribir y leer... por cumplir con esa imagen dada (y apropiada) de "nena lectora", "nena escritora", "nena estudiosa". Pero como estoy en pleno auge de rebelión/revolución interna gracias a mi innata rebeldía adolescente, ME PASO POR EL F*RR* LA PRESIÓN.


  Y está bien. Fontanet dijo "me corresponde ser obediente a mi parecer"; yo creo firmemente que tenemos derecho a todo lo que no joda a nadie.
  Sí, quizás no pueda mantener las cosas de manera "ortodoxa" mucho tiempo; quizás me expreso insultando y arriesgándome a ser sancionada, pero lo que digo es real es sincero y no afecta a nadie; quizás no cumplo con todos los estereotipos y claramente no soy perfecta, pero hago lo que me gusta, cómo y cuándo me gusta.
  Yo creo, o creía, en los punks y su griterio, odio y desinteres "cínico"... (utilizo comillas en éste caso para respetar el movimiento filosófico que hay detrás y no dejar ésta palabra como un despectivo más), después me di cuenta de lo inútil y pase a la "tranquilidad estoica" ante mi destino y ponía en practica el cinismo (antes mencionado), por lo que el odio y el desgarre eran inútiles.
  Pero después me di cuenta que me hervía la sangre de bronca por las injusticias y que no podía quedarme de brazos cruzados esperando "que Magno deje de taparme el sol"... tenía que tomar el liderazgo y luchar por lo que creía.
  Más tarde llegaron los aires hippies y me arrastré por el camino del "peace&love", hachís n' all those lies, para volver en cuenta de que tengo sangre caliente, por lo que no duro nada esa etapa.
  ¿A qué llego con todo esto? ¿soy una punky desenfrenada con crestita de colores, aros y ropa rota? ¡No!, porque no me gustan las ironías dentro de los ideales, me parecen la mayor hipocresía. ¿Por qué? porque si estás en contra de los estereotipos, sos "punk", corre sangre por tu cuerpo y vivís la rebelión... no seguís modas, no te deberías encasillar.
  Yo lo pensaba antes pero al ser más chica el sentido de pertenencia estaba muy desarrollado y me costaba el desligarme de lo que me unía a un grupo y diferencia de otros. Hasta que vi Slc Punk y por fin todo lo que pensaba sobre el movimiento se confirmo dentro del caos cómico de la película.
  La revolución está en tu cabeza, no se arma, se vive.
  Y así llego ésta pequeña y violenta pacifista tan disconforme y agitadora.
  Una vez más necesito discutir mis dudas personales con ustedes y quisiera que alguien me responda... ¿sobre qué quieren que escriba? ¿qué les gustaría leer? tengo opciones pero no me decido, no sé cómo encarar cada entrada, todas las que hice hasta ahora fueron trabajo de hora, hora y media, de informarme antes de incluir metáforas, de releer los libros de los que saco apuntes, de remover y analizar cada párrafo, y por supuesto de añadir mis palabritas en otros idiomas tan adorables. Porque sí, tomo mi tiempo y lo uso para crear una publicación innovadora... por no decir rara, y que contenga información, porque no quiero simplemente copiar un fragmento de mierd* de algún texto en otra página y decir que me inspira... o hablar sobre ropa y maquillajes imitando. Me gusta leer e informarme para darles una bonita y jugosa entrada, ¿no creerán que me sé de memoria todo lo que les digo? lo plasmo y le doy (mi) forma, pero en persona claramente no hablo como una erudita ni mucho menos.

  Ahora mis opciones: 
  • Hablar sobre diversidad sexual. Un tema muy controversial... y más si yo soy la que escribe.
  • Películas, pero ni crean que voy a hablarles sobre "TFIOS", o "Abzurdah". No, si escribo sobre películas vamos a abrir un abanico de posibilidades. Para algo su servidora es cinéfila.
  • Libros. Acá pasa lo mismo que con las películas... y quizás está más restringido. No voy a hacer TOP de libros, ni reseñas... no sirvo para eso, sé que mi punto fuerte está en comentar, me gusta sentarme y ametrallar o tirar rosas, pero no puedo simplemente reseñar y menos de una manera objetiva.
  • Política, filosofía... no soy exactamente culta... pero podemos generar debate y discutir, más ahora que en Argentina estamos en época de circo (elecciones).
  • Algún tema que les interese. Pueden proponerlos en los comentarios.
  Bien... ahora que les deje tarea... quisiera terminar mi conclusión de hoy. ¿Recuerdan esa frase con la que inicie el post?, quiero contarles sobre esto.
  La mayor parte de este mes estuve entre presentarme para las listas del Centro de Estudiantes como presidente, después baje de puesto a vice, porque aunque no lo parezca soy muy tímida, y al final salí de la lista. ¿Por qué tantas vueltas?, ¿por qué la decisión final? las vueltas fueron más una cuestión personal, el no sentirme lista para asumir tanta responsabilidad de imagen y creí que si cambiaba mi puesto podría disminuir mi protagonismo, ya que el problema no era organizar, adiministrar, estar presente. El problema era ser la presidente, ser notable. Y al final confie en quien no debía... alguien que no es mala persona pero con quien no concordamos en cosas fundamentales. Mi profesor me dio un consejo muy claro: "La gente tiene derecho a ser hijos de puta por el libre albedrío, y vos no podes ir educando a la gente, sino elegir con quién compartir tus momentos. Si no estás cómoda, salite, no seas parte de algo que no te gusta".
  Y al fin hoy pude respirar aliviada. Hoy me respete e hice lo que quise, y fui feliz.
  Hoy vuelvo al blog un poco más segura de mí misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario