YayBlogger.com
BLOGGER TEMPLATES

lunes, 15 de junio de 2015

Heces: Breve clase sobre varieté de excrementos dentro de las Cs Humanísticas a lo largo de la historia.

¿Qué puedo escribir? ¿cuál es mi objetivo, mi rugro, mi musa, como escritora? ¿es certeramente, mi destino, vivir de las letras? ¿no seré acaso, una super dotada matemática, que se esconde tras ésta pútrida fachada como alcohólica, viciosa y escritora punk?
No, claramente no soy una genio de las matemáticas trust me. Y no vamos a analizar mis problemas psicológicos, adicciones, ni nada por el estilo.
Pero detrás de ésta introducción desfachatada a un tema que básicamente es un bodrio indispensable para el ser humano, vamos a proceder a parafrasear filosóficamente, con porro en mano s'il vous plaît!, acerca de: nuestra existencia y específicamente, mi existencia, destino y dudas.
Porque sí carajo, que para algo es mi blog y escribo lo que se me venga en puta gana.










Prosigo a explicarles cómo surge mi duda: Desde tiempos inmemorables el ser humano deposita su vida en manos de un ente todopoderoso, a quien cree insuperable, a quien idealiza como virtuoso, y lo caracteriza, según la cultura, como un ente que piensa,- o bueno, entes como en las religiones politeístas, claro-,  que no se rige por el azar, y al que debemos intentar llegar, por medio del sufrimiento.
Claro que sí campeón. Bueno, desde el S XV, más o menos, nuestra visión teocéntrica del mundo cambia radicalmente, nos ponemos hipstah y basamos nuestra nueva e innovadora ideología en La Antigüedad Clásica, sí sí, Atenas, Sócrates, todos estos capitos que ninguno de ustedes escuchó hablar. Ahora somos nosotros mismos y nuestro fatalismo pre-emo, porque desgraciadamente vamos a morir, los que llevan la delantera, no more Yisus.
Vanitas, vanitatum, omnia vanitas, dijo el pasaje alguna vez...
A pesar de esto, nuestros antepasados europeos eran muy inteligentes imitando con el Renacimiento a los loquillos greco-romanos después del medioevo: más allá de que los lujos pasaron a ser banalidades (hasta cierto punto, pillines), ya que nuestro destino final es la muerte (yeah yeah, "Vivimos solos, morimos solos, todo lo demás es una ilusión" TAOGB, poor Orson Welles), ellos sacaron de sus pequeñas y atrofiadas mentes (hachís, cannabis...) la idea religiosa absorbente, que nos destinaba a pasar una vida de penurias y martirios para llegar a "Dios".
O.K., de vida tortuosa pasamos a come-cocos-sin-remedio y a desentrañar desde lo más profundo de nuestro ser algo que valga la pena en lo cual creer y que nos de la jodida respuesta de por qué carajo estamos acá y para que servimos además de sólo ser. Per se, fue un avance.
Y ahora, pleno S XXI, seguimos con la misma duda. Ya dejamos atrás a los peces, los simios, el eslabón perdido, los nómadas, los sedentarios, toda la historia universal de cada siglo hasta nuestra adorada generación cibernética, donde cada chico nace con celular en mano y le reza al Gauchito, no por trabajo ni qué mierdas, porque no se le vaya la luz y con ella el internet... estamos con Darwin, Newton, Sagan, todos ellos tomados de la mano en una selfie, y no podemos responder la puta pregunta: ¿Quiénes somos, por qué somos, cuándo vinimos, y para qué?

Y ahora, la parte intĭmus del blog: ¿por qué yo soy yo? ¿por qué no soy alguien más y por qué si fuese alguien más no sería ésta yo, pero seguiría siendo yo? ¿por qué estoy dentro de mi mente y pensamientos, cuando hay tantos, y cómo es que los pensamientos y nuestra historia de vida queda registrada y guardada dentro nuestro, como un ordenador? ¿somos alie...- eh... no, esa es otra publicación.
En serio, ¿por qué? ¿qué sentido tiene mi existencia dentro de esta enorme masa de átomos conjunto de infinitos multiversos? ¿de qué sirvo? ¿existí antes sin ser yo? ¿o también fui yo? ¿quién soy ante todo? ¿y cuál es mi destino, aquel que tengo que forjar? ¿cuál es mi fin? ¿qué lo dictamina? ¿es el azar, o es sólo una unión de acontecimientos forjados de antemano, completamente pre-meditados? ¿hay alguien que sepa el por venir de otra persona? ¿o del resto del la humanidad? ¿y mi alma?... tantas dudas, tan poco tiempo, tantos siglos, tantas teorías, y todo, ¿para qué?, si aún no respondimos absolutamente nada.
Y yo acá, rogando hacia mis adentros que esto se publique. Acá, decidiendo qué voy a hacer cuando llegue octubre y quiera inscribirme en el CBC. ¿Voy a Letras, Historia, Filosofía, arrancó el Licenciado en Historia del Arte, o me tiro a la carrera más corta y estudio Bibliotecología y Museología? y dentro de éstas materias, en las que espero tener ilustres porfesores y no un maldito hippie con remeras del Che, rastas y porros que no sepa más que hablarme de Marx, ¿conseguiré alguien que abra mi pequeña cabeza y expanda mis ideas a un nuevo nivel de imbecilidad morbida, donde pueda, quizá, vislumbrar un abismo de respuestas incoherentes pero que, en definitiva, signifiquen algo para apaciguar mis dudas? ¿o sólo conseguiré defraudarme más de la humanidad y tendré que convivir con mi mal genio y escuchar una excelente clase sobre Marx y canciones de Callejeros junto a mates y sonrisas, que sólo logren aumentar el dolor dentro de mi alma, porque nada de esto tiene sentido, porque nadie contesta, porque todo es una ilusión?


Y hasta acá, me harté de mi misma. Por favor, no se tomen nada de lo que escribo en serio, son sólo desvaríos de mi mente.





No hay comentarios:

Publicar un comentario