jueves, 18 de octubre de 2018

Escuchar música con vos es un viaje de ida y vuelta,
arranca el primer día que lo conocés,
le cambia la letra y la hace tuya, te ves en ella,
le busca la vuelta
y después te das cuenta de que siempre suena algo de fondo
porque él necesita callar su cabeza
y tapar el silencio de afuera
de las palabras que no puede sacar.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Hoy tomé un té en el balcón del hotel,
vi el atardecer antes de irme a trabajar
y te extrañe mas de lo usual.
Te mande una foto del cielo
y al instante me respondiste,
"te extraño".
Una foto del cielo te desperto un te extraño.
A mi el cielo me hizo pensar en vos.
El té, el cansancio, el no tener tus hombros para apoyar mis brazos y abrazarte.
No tener tu pecho para acostarme.
Me largue a llorar. 
Quiero volver a casa y que estés ahí.
Los girasoles buscan la luz entre ellos cuando el sol se va,
me pregunto si funciona así entre nosotros.

martes, 16 de octubre de 2018

Mercenaria


Vendí un poema mamá,
ya soy toda una artista.
Vendí un poema papá,
este mes hay comida.
Vendí un poema, gritaba,
y lloraba mientras lo decía
y se rompían los espejos
y se quebraba mi voz.
Vendí donde marqué mis cicatrices,
apagué mi marihuana,
perdí la inocencia.
Mis cinco años,
el último valium,
mi drogadicción.
Lo vendí todo en un poema desabrido.
Lo vendí sin importarme si era mio.
Firmado, sellado, dinero en mano,
vendido.
“Mercenaria” acusa la tapa.


Antología del Olvido - Alejandra Coca ©

Cirugía a corazón abierto


Todo volvió a ser blanco
la nada misma
nada duele,
nada conmueve
caigo de vuelta y nadie me atrapa.
El tiempo se detiene,
¿o dejé de contar?
O dejé de ser.
Eso debe ser.
Me siento débil
o nada en absoluto,
aumenta la tristeza
con fines creativos
y dejo las cuestiones ideológicas
para otro día.
Pero si paralizo mis piernas,
ni sonrío ni sufro
y hasta lloro por inercia.


Antología del Olvido - Alejandra Coca ©

Implosionan mis monstruos




Cartas a mis muertos,
cartas de amor a mis demonios
vencidos,
cartas a aquellas sombras
que me hundieron,
besos y abrazos.
Besos y abrazos
por todas las batallas libradas
y ganadas,
por las botellas, los cigarros y las cuchillas desafiladas
que no volví a tocar.
Cartas a ustedes que todavía
me esperan escondidas bajo mi piel.
Cartas a aquellos que besaron
mis heridas
y romantizaron mi muerte en vida
por sentirse héroes.
Palabras,
sólo gasto en palabras,
porque es lo único que me queda
una sinrazón de poesía
para todas mis lágrimas malgastadas.



Antología del Olvido - Alejandra Coca ©

Prensa

DESAFIANDO AL SILENCIO: PUEBLOS INDÍGENAS Y DICTADURA, en Etnoba.